Desde siempre me ha interesado el cuerpo humano. Creo que es importante conocer nuestro cuerpo para entender los procesos de cambio en nuestras vidas.

De muchos de estos cambios no hablamos con facilidad, y es que somos humanos y sentimos inseguridad, temor y vergüenza y esto frecuentemente acaba en que no nos conozcamos suficiente. Y, como dicen por allí, si no se conoce: no existe.

Los cambios en la vida son fascinantes, especialmente en la mujer. La menarquia, el despertar sexual, el embarazo, la menopausia... y con cada proceso crecemos y aprendemos a ver la vida de otra manera. Creo que conocer y aceptar los cambios de nuestro cuerpo son la base del empoderamiento, de la libertad sexual y sobre todo, de la vida plena y saludable.

Me encantaría llegar a todas las mujeres del mundo y animarlas a que se quieran y se acepten. Que aquello que viven es perfectamente normal y que si tienen dudas, miedo o vergüenza hay información disponible y el mejor primer paso es preguntar y empezar a conocerse.