CONSEJOS PARA UN SUELO PÉLVICO EN CONDICIONES

o-VAGINA-570

 

 

 

El suelo pélvico tiene sus trucos.

A veces es más importante dejar de estresar a los tejidos que andar haciendo grandes rehabilitaciones.

A menudo las cosas más simples son las que deciden.

 

  • Si llevas pantalones sin goma en la cintura, desabróchate el botón cuando te sientes
  • Evita pantalones muy ajustados, incrementan la presión sobre el suelo pélvico
  • Usa tangas y ropa interior acrílica con moderación. Irritan los tejidos del periné. Escoge algodón.
  • No lleves salvaslip por costumbre. Es motivo de irritaciones cutáneas y hongos
  • Duerme sin ropa interior. El periné, como todos los tejidos del cuerpo, necesita respirar
  • Límpiate con agua. Cuidado con limpiezas excesivas. Evita al máximo jabones y productos desodorantes. Si usas alguno, que sea específico para el periné y que respete el PH
  • Evita el estreñimiento. El estreñimiento es el equivalente a un microparto. Representa un enorme problema para el periné
  • Nunca interrumpas la micción cuando has comenzado a orinar. El “pipí-stop” es una mala idea
  • No orines sin ganas. Evita el “pipí preventivo” al salir de casa
  • Haz ejercicios de contracción perineal con regularidad (kegels). Mantienen el buen tono de su suelo pélvico Consulta con un fisioterapeuta de suelo pélvico para escoger la rutina que se adecue a tu cuerpo y a tus necesidades.
  • Cuando tosas, estornudes o hagas un esfuerzo, contrae la musculatura del suelo pélvico previamente.
  • No hagas abdominales clásicos. Son muy agresivos para el periné.
  • Cuida tu postura. Una postura hundida es un estrés constante para el suelo pélvico. Ella sola es responsable de muchas disfunciones perineales.
  • Siéntate erguida, sobre la parte más alta de tus isquiones (1)
  • Si estás pensando un ejercicio para mantenerte en forma evita los deportes de impacto (tenis, correr, saltar…)
  • No te lances a ponerte bolas chinas ni a hacer ejercicos de suelo pélvico sin la recomendación de un fisioterapeuta de suelo pélvico.
  • Mantén una vida sexual activa. La actividad sexual llena de sangre los tejidos y los conserva flexibles, elásticos y en buen estado
  • Bebe entre 1 litro y un litro y medio de agua. Los tejidos deben estar hidratados para mantenerse en buen estado
  • Si tienes problemas o disconfort en el área urinaria, defecatoria o sexual, consulta con un fisioterapeuta de suelo pélvico.
  • Recuerda: Aunque le pase a mucha gente, lo general no siempre es normal. Pregunta y consulta a un terapeuta de suelo pélvico.
  • Hazte una valoración del suelo pélvico (de fisioterapia). Conoce como estás, más allá de si tienes síntomas o no. La prevención es la mejor solución.

 

(1) (ver vídeo actitud hipopresiva)