Specialists in pelvic floor

RESPIRACIÓN Y SUELO PÉLVICO

respiracion 1

 

 

 

¿Sabías que la respiración es clave para tener el suelo pélvico sano?

El diafragma, el gran aliado de la salud, puede convertirse en el enemigo público número.

 

 

 

 

A menudo los pacientes se sorprenden que la rehabilitación del suelo pélvico empiece por trabajo respiratorio.

Tenemos que abrir la mente y nuestro foco de pensamiento. Que los problemas se manifiesten entre las piernas no significa, directamente, que la solución esté también entre las piernas.

Recordemos que el suelo pélvico es la parte de abajo de la esfera abdómino-pélvica(1). El bienestar y el correcto funcionamiento de la musculatura perineal está en relación directa con el diafragma, el gran músculo respiratorio.

Si el diafragma está tenso (problemas emocionales, problemas posturales, respiratorios, malos hábitos…), la cúpula de la esfera está permanentemente más baja. Si esto pasa, la presión dentro de la esfera abdómino pélvica se verá permanentemente incrementada, creando problemas en el suelo pélvico, congestión en la pelvis menor, problemas en el retorno venoso, hemorroides…

De hecho, un diafragma tenso es el enemigo número uno del suelo pélvico. Por lo tanto, el objetivo prioritario en el mundo de la rehabilitación del suelo pélvico es normalizar el diafragma. La fisioterapia del suelo pélvico utilizará técnicas manuales, posturales, ejercicios respiratorios, técnicas hipopresivas, tècnicas de relajación… para relajar un diafragma tenso.

El diafragma está adherido a las costillas (a través de las pleuras). Ejercicios de flexibilización costal, respiración diafragmática, respiración costal… son herramientas imprescindibles para una reeducación o rehabilitación perineal.

El suelo pélvico hay que trabajarlo en conjunto, por eso, los profesionales hablamos de reeducación abdómino-pélvica.

(1) (ver: vídeo suelo pélvico)